martes, 24 de junio de 2014

ANTXORITZ... o la excusa perfecta......



Te das cuenta de como pasa el tiempo?   Otro año, a tomar pol culo.  Ya llevamos dos temporadas, haciendo cosas con la gente, saliendo al monte, cursilleando, algun barranco, alguna ferrata...
Por que?   Por que nos apetece, y lo hacemos agusto.  Y aparte por la gente.
Terminamos otro calendario, e incluimos una actividad más.  Una subida facil, que no sea larga, y despues, nos ponemos agusto de beber, comer, y echar risas.
Dicho y hecho.  La actividad facil, las peñas de Antxoritz, desde Zabaldika.  Nos equivocamos de pista, por supuesto, por que en vez de coger la de la derecha, a la salida del pueblo, por la parte mas alta, cogemos la de la izquierda.  Nos damos una vueltica maja, pero agusto.  Como no tenemos prisa, saboreamos el placer de andar.  Ademas es un descubrimiento para todos, por que ninguno antes, habiamos estado por alli.  Yo, habia subido a las peñas, pero desde el pueblo de Antxoritz.  Como sabemos en que direccion ir, pasamos de desvios y bifurcaciones, y buscamos el camino mas lógico.  Una senda, embutida entre bojes, que no te dan opción, mas que a seguirla.   La cima de Arromendi, espectacular, con un buzón roto, debajo de un arbol, y con unas vistas a la vegetación que nos acorrala......impresionante.


Un corto camino, nos lleva a las peñas.  Seguramente, hacia mas de diez años que no intentaba subir, y en aquella ocasión, no pude encontrar camino.  Con las veces que habia subido de jovenzuelo...si, a escalar. Bueno a escalar a escalar....a no matarnos haciendo el bobo por alli.  El sol pica, cuando bajamos. , pero tenemos a la mitad de la gente, enfangados, con el noble arte de la hoguera parrillera.


Chorizos y morcillas, langostinos y pancetas, costillas de cordero..... yo que se, comida para un montón, y pan y vino, y luego a conducir....pero eso luego, ahora nos quedan unas cuantas horas de compadreo, y de reirnos agusto. Y tan agusto que estuvimos, que nos dieron las diez de la noche, y ya nos fuimos, por que no habia dios, que aguantara el ritmo del puto reguetón, que salia del maletero de un coche, aparcado a no mas de treinta metros de donde disfrutamos de una actividad, que debemos implantar como actividad, incluso más veces en el calendario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario