lunes, 18 de agosto de 2014

PISCO


El polvo del camino, mancha las botas, pero mañana, las lavaremos en nieve.  En nieve azucar, caracteristica de estas montanas. Un campo base, abrazados por los Huandoys, el Pisco, el Chopicalqui, y presidiendo esta extraña reunion, el Huascaran, norte y sur, asoma un rato el Chacraraju......que mas se puede pedir.

Las vacas que por aqui pastan, quieren ser invitadas a nuestra mesa, pero se conforman con las sobras, con nocturnidad , y obligandonos, a salir del saco, antes de tiempo.
Apenas hemos cambiado de dia, cuando los somnolientos cuerpos, intentan tragar una galleta, con un poco de leche. La noche es cerrada cuando buscamos un camino por el laberinto de la morrena. La huella esta muy trazada, asi que no tenemos mas que seguirla. Ese circulito de luz que se escapa entre nuestros pies, es lo que sigue motivando a cada paso. Un hilo de oxigeno, entra en el pecho, mientras que toneladas de aire inerte, entran para alimentar los ardientes pulmones. Paso a paso, la cuesta se hace interminable. En un punto, las fuerzas fallan, pero el aliento amigo, hace mas llevadero el sufrimiento.


Por fin, las botas,se aupan en un ultimo esfuerzo, y la cuesta arriba se vuelve bajada. Apenas hace un rato que el sol ha salido por el horizonte. La vista es brutal, decenas de picazos nos rodean, unos enormes, y otros mas enormes todavia. El frio es intenso. Las lagrimas de placer, asoman a mis ojos, y en el siguiente instante, se congelan como para perpetuar el momento. Amigos, esto es fascinante. Toca bajar, pero lo quiero volver a repetir. Sera en otro lugar, en otra montaña .Lo quiero repetir. La cuesta se ha hecho amable. El sol calienta ahora. Que frio ha sido el abrazo de la cumbre, y como siento ahora su calor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario