martes, 28 de julio de 2015

WEISSMIES 4023m.


Una montaña fácil.........!!! JA ¡¡¡
Con un solo monte de aclimatación, queremos ascender esta montaña, que ya por el 2003 intenté en solitario, y de la cual me tuve que bajar hacia los 3800, por una tormenta. Hoy no esta mucho mejor, ya que la nube, cubre tres cuartas partes de ella.



Por supuesto, el teleférico......que gran ayuda para nosotros, alpinistas de medio pelo, haciendo Alpes por rutas normales. Pero aún y todo, no es para reírse, todavía nos quedan mas de mil metros de desnivel, para poder poner las botas en su cima.

Vestirse para la ocasión, anudar las cuerdas, un trago de agua, e intentar contener los nervio, con una sonrisa.....que no se noten....aunque las tripas, pidan amnistía. Otras cordadas llegan al final del camino, donde empieza el glaciar, y la cara de uno de ellos, me suena. Es Jordi. Jordi Corominas, que con sus clientes, tiene la misma actividad que nosotros. Ya me lo presentaron hace unos años en Chamonix, pero creo que el no se acuerda........normal.
 Ellos arrancan un poco antes que nosotros, por la huella , que está muy marcada. Me sorprende, lo que ha perdido este glaciar, en doce años. Lo salvaje que estaba entonces, y lo relativamente suave, que está ahora. Comenzamos la marcha, como ayer, despacio, respirando...sorteando grietas.....




La nube, no parece que tenga prisa por irse, el viento en calma, la temperatura, bastante agradable. Al poco, una de nuestras cordadas, se retira. De nuevo ajuste de cuerdas, un trago de agua, y pa´rriba.
En un momento dado, noto un leve tirón de la cuerda. Mi compañero ha caído como un sapo, se ha tropezado con los crampones...........un poco más arriba, lo veo haciendo equilibrios para intentar seguir la huella.........¡¡¡¡Joder !!!!! .......hoy tampoco voy a poder hacer este monte......La conversación es seria.......y ....adelante, no pasa nada, las fuerzas están bien, y la cabeza en su sitio. Impongo un ritmo vivo, pero cómodo, y al poco, volvemos a juntarnos con los compañeros  ( los minions ) que se habían adelantado.
Ya estamos dentro de la nube, y lo único que nos guia, es la huella abierta.



¿Es que este monte no se acaba nunca?
La escasa visivilidad, no nos da referencias de lo que falta. Las grietas siguen apareciendo, y como fantasmas en la niebla, seguimos andando.
Comienzan a pesar las botas.....la mochila.......el piolet......los metros ascendidos en esta ceguera.......y de repente, en medio de la grisura del horizonte, alguien levanta el piolet....CIMA.....por fin, lo hemos conseguido, por fin ponemos por fin nuestras botas en lo mas alto, y ya sonreímos. Una profunda emoción, estalla en mi pecho, y le doy la mano a Jordi, y me siento bien, abrazo a mis compañeros, y me siento bien, no se ve nada , pero me siento bien, feliz....


La foto de cima, podría haber sido en cualquier sitio con niebla, hasta en Londres, pero no, es aquí, en el Weissmies.
La aclimatación, parece que es buena, no tenemos síntomas. Ahora toca bajar.........Después de tres horas de no ver, enseguida salimos de la nube. !!! Que fiesta ¡¡¡. Ahora podemos vacilarles a las grietas..............¡¡¡¡ esto está hecho !!!!!!














No hay comentarios:

Publicar un comentario