viernes, 14 de julio de 2017

PUNTA DE LAS OLAS, BAUDRIMONTS, SUM DE RAMOND, MONTE PERDIDO



Suena el despertador....son las cinco y cuarto de la mañana en el aparcamiento de Torla.   La mochila está preparada desde ayer.   No debo perder tiempo, y con un café frío, y un bollo de chocolate, me voy a la parada del bus.  La taquillera amablemente a estas horas de la mañana, me vende un billete de ida y vuelta.
Impaciente espero que finalice el viaje hasta la pradera, y como quien suelta un zorro de una jaula, salimos, yo, y los otros ocho pasajeros.
Cada uno a lo suyo, cuatro van en dos parejas...yo voy solo, alguno más se empareja por el camino.....Curiosamente, todo el mundo parece que esta enfadado con el resto. Nadie saluda.






PUNTA DE LAS OLAS   3002 m.



En apenas dos horas y cuarto, paso por el refugio de Góriz, y aviso a los guardas de mis intenciones.   Voy a andar por terreno desconocido, y además voy solo...no esta de más.
Voy siguiendo las marcas del GR.....me despido de la normal del perdido......busco otro camino, la normal de la punta de las olas...... Un grupo de scutitos, me precede.   Les adelanto mientras hablo un poco con ellos.......llevan el mismo camino que yo.
Paso a paso, voy rodeando la muralla que protege la punta de las olas. Un espectáculo completamente nuevo para mi....nunca antes había estado por esta zona, y la verdad es que merece la pena...por lo menos a mi.







Busco un paso en esta muralla, una zona débil de roca.  El monitor de los scutitos, me ha dicho que siga y no me preocupe, que ya lo veré....pero me impaciento, y en cuanto veo algo que me puede servir, me lanzo hacia arriba.   Un hito bien marcado, me mete de lleno en un canchal, camino de la muralla.
Quizás no es el mejor camino...al principio si, pero este no es el camino que me han contado.   Subo sin problemas, hasta que la pared, se viste de canalizos, son unos cuatro o cinco metros, verticales, y los agarres apenas existen.   En su lugar, hay una cuerda con nudos, para poderse agarrar.  Me fío de la cuerda, y tira para arriba....de escalada algo sé, así que busco la colocación de los pies, solamente para mantener el equilibrio, para no escurrirme y caer...y la mochila pesa. 
- ¡¡¡ Bien... !!!!
 Ya he superado este obstáculo, y continúo tranquilamente hasta la cima.   Primer tresmil del día. Hace cinco horas que he salido de la pradera.
 Me encuentro con el paisaje en el cual me voy a entretener durante el día de hoy, y la cosa promete. Me junto con un chaval, mayorcico , que ha echo hoy su primer tresmil, y esta esperando a su amigo, que ha ido a hacerse otro.
Como apenas un poco, y con un trago de agua, me dispongo a seguir caminando, cuando aparecen los scutitos....Son jovencitos, pero que contentos se les ve con su tresmil en el bolsillo.
 Ahora si, después de unas fotos para ellos y para mi, me echo la mochila al hombro.....- Joder, pesa más que antes !!!!!......


BAUDRIMON SE    3026 m.


 El camino hacia el primero de los Baudrimon, es casi llano, pero hay que ir fijándose cuando te acercas, ya que hay que subir por una marcada faja de izquierda a derecha.   Lo siento, yo no la seguí, casi me metí vertical.   Hay buenos agarres, y la trepada no resulta nada difícil.





La vista desde esta cima, es impresionante sobre el valle de pineta.   Que abajo está todo.  Antes de bajarme por el mismo sitio de subida, empiezo a intentar ver el camino que voy a hacer para subir al segundo de los Baudrimon.  La ruta parece clara, pero hay que mirar bien, ya que un profundo corredor los separa. Este corredor, sube hasta el collado que separa el Sum de Ramond del Perdido. Voy buscando hitos, y algo me dice que esta cuesta no la tengo que subir.   Enfrente de este que será el tercer pico, y al otro lado del corredor, hay un cortado muy a pico, pero dentro de el, hay una faja no muy ancha, que me va a servir para acercarme hasta la base, sin perder mucha altura, y sin tener que ganarla.




Al final de esta faja, desciendo hasta el corredor lleno de nieve.   Un poco antes, he dejado la mochila, y la botella de agua recogiendo de una chorrera en la roca...gota a gota, estará llena cuando vuelva.
Bajo hasta la nieve, y cruzo el corredor con cuidado, marcando bien las huellas. Llego a la roca, y comienza una trepada fácil, que se va complicando conforme gano altura, sin llegar a ser difícil.
Otro tresmil.   El tercero del día.....el reloj ha corrido más rápido este rato, pero tengo muchas horas por delante.





De nuevo, y por el mismo sitio, llego a la mochila.   Hay que recuperar fuerzas, y de nuevo pico algo, bebo, y pongo la botella a llenar, mientras fumo un cigarro.  Que bien se está aquí,   El sol calienta sin llegar a quemar, y la vista que tengo a mis espaldas, impresiona, y la de delante, ya me parece mas amable......claro, ya le he puesto las botas encima.
Según las reseñas, lo lógico sería ir ahora, hasta la espalda de esparrets.......pero la veo muy lejana, quizás no me queden horas de luz....quizás si......de todas formas, me da pereza  y decido subir al Sum de Ramond, o pico Añisclo .
Tengo que volver a ganar altura, y a estas alturas de día, de manera importante.   La mochila, con los dos litros de agua dentro, parece que este pegada al suelo.



SUM DE RAMOND O PICO AÑISCLO  3254 m .



Otra vez vuelta para arriba, pero esta vez es por terreno desconocido, y descompuesto.   Una enorme pedrera, atravesada de vez en cuando por algún nevero, me va llevando hacia arriba.   Encima de mi cabeza muchas rocas se ven como inexpugnables, colgando al vacío.   Se que el paso entre ellas, es donde la roca cambia de color, de roca gris, a roca marrón, y se va adivinando el sitio, a medida que me acerco.   La aproximación no es fácil....dos pasos para arriba, cuatro para atrás...las botas, patinan entre tanto cascajo, y buscar piedra sólida, exige unos pasos enormes, así que paciencia.
 Sigo ganando altura, y con la lengua fuera, consigo llegar a la arista.   Un fácil y corto paseo, me lleva a la cima.   Un enorme hito, dice que ya estoy, pero la vista me engaña, y veo que la cima que está detrás, es mas alta.   Vamos para allí.......y cuando llevo la mitad de la distancia, me doy cuenta de que tan solo es un efecto óptico.   La cima que acabo de dejar, la supera con creces.....media  vuelta.





Las nubes, comienzan a entrar desde el lado de Ordesa, y ante semejante murallón, formado por este pico y el Perdido, salen volando hacia arriba, como en un derrape aéreo.  No han dado lluvias, pero merece la pena darse prisa, aún me queda trabajo por hacer si quiero dormir en la cima del Perdido.
Desde mi posición, estudio la arista y parece fácil, pero quizá sea mejor, -  algo me lo está contando en mi cabeza -, descender un montón de metros, hasta el lugar en que la roca se encuentra con la nieve, y por esta pasar, para buscar de nuevo el corredor que sube hasta el collado entre los dos, y todo esto sin perder mucha altura.
Así leído, parece fácil, pero joder que me costó un huevo hacerlo.
 Comienzo a descender casi por donde he subido, pero enseguida intento hacer más corto el camino, así que me voy a la izquierda, para no bajar en recto.  Una vez superadas las rocas que bajan desde la misma arista, ya comienzo a ver el collado.  Hay mucha roca a mi izquierda, pero debe haber un paso entre ella. Y así buscando, encuentro que alguien pintó en la roca, comando no se qué, y una estrecha faja que con algún hito. sigue hacia adelante, y yo con ella.  Pasos con mucho patio, pero seguros, me hacen avanzar con rapidez.  Ya veo el collado, y el lugar por donde voy a subir, pero todavía no he terminado con estos pasos.  Las nubes, me envuelven a ratos, con jirones de frío, pero la verdad es que voy tan caliente, que ni lo noto.   Por fin, llego al collado, y ahora si, ya se que tengo el camino libre, que no hay mas escollos, y entonces me doy la vuelta.   Si llego a ir por la arista, tendría que haber dado media vuelta, y no me habría hecho mucha gracia, por lo menos, en estas circunstancias, solo, sin cuerda, y tal y tal.   Contento como unas castañuelas, y disfrutando de la arista de nieve que se me ofrece, subo disfrutando, hasta la cima del Monte Perdido.
Han sido once horas y media de actividad, con un desnivel de algo más de dos mil ochocientos metros positivos........¡¡¡ Que puto animal !!!!





Ya es la sexta vez que estoy en esta cima, pero como me gusta.   Me parece una atalaya impresionante, y siempre se me escapa una sonrisa.......me acuerdo de la primera vez que llegue, hace casi treinta años, y aquella vez, echaba el hígado por la boca.
Lo primero, es montar el vivac.
 Apilo piedras en el murete, para librar el aire, y monto la tienda.   Mas que un vivac, esto va a ser un buen hotel.
El atardecer, la mejor película.....
La soledad, buena compañera....
El paisaje, como siempre......acojo...nante.
La cena........ummmmm .....riquísima.
La noche......como un bebe....
El amanecer.......precioso.





Ya solamente queda, después de una muy buena noche....volver a la dura realidad, y esta comienza bajando.   Solamente me he permitido un descanso, al llegar a la mitad de la actividad que quería hacer.   Me han quedado en el tintero la espalda de esparrets, y la punta de las escaleras.   También me quedan tantos y tantos otros, que sé.......que me estarán esperando.










No hay comentarios:

Publicar un comentario