martes, 26 de julio de 2016

ESCALADA DEPORTIVA EN LA PAZ



Ahora mismo, no valgo un pimiento. Me duele casi todo. Ha sido un triunfo, pero ha sido brutal a la vez. Un par de sectores de escalada al pie de la carretera,con una aproximación muy corta, y siempre buscando poner el cuerpo a punto antes de meternos en la actividad montañera.
 Uno de los sectores, se llama espalda de mono/cornucopia, y el otro, galleta. Una roca arenisca, con trozos de conglomerado, que hacen de la escalada una actividad muy divertida.




Bajamos a la espalda del mono, y hay unas vías muy divertidas para calentar. Bonnie de V, que con el fresco matutino, me arranca la moto. Un poco más tranquilo sigo con Clyde, también de V, que esa si, me deja agusto. Luis y Ramón, están un poco más arriba, tumbándolo todo, y me dejan una cuerda poleada en la vía chapulín, de 6c. Me pego un vuelo, por no subir los pies , y al recomponer la estampa, sale. La cabeza va en su sitio, al llevar la cuerda por arriba, y escalo tranquilo, y curiosamente, me parece fácil. Me crezco. Me crezco no sabes de que manera. Estoy supermotivado, así que otro pegue en este sector, desfibrilator, de V+.




Cambiamos de sector, al sector galletas, y en la roca, leo 5c. para arriba que me voy. La entrada es fácil, pero a partir de la segunda chapa, la cosa se complica. Entre que me siento sobrao, y el cartelito de abajo, ni me lo pienso. Aprieto los dientes, y saco zumo de la roca, pero metro a metro, me hago con la vía. Vaya cinco c mas duro pienso, pero ya lo tengo en el bolsillo. No se si voy a caber en el taxi de vuelta, estoy super hinchado, los antebrazos, la espalda......pero sobretodo el ego.










No hay comentarios:

Publicar un comentario